Entrada destacada

Gallino: Entrevista a Carlos Atanes

Hola lectores, como sabrán soy fanático del cine gore.Este genero creció entre el underground y el mainstream. En México este género ha c...

viernes, 1 de febrero de 2008

Boca abajo,tierra adento (primera parte)

Las vacaciones se acaban que tristezaaaa!!! pero las clases empiezan que alegria.


Bienvenidos al primer cuento de este sitio, lo escribi hace tiempo haber que les parece.

si no es user friendly como la pasada entrada es porque todavia no domino como postear aqui.
que les vaya chido

ya saben donde esta la segunda parte, le faltan correcciones y adiciones pero que cuento es perfecto.













Boca abajo, tierra adentro (primer parte)
O el asesino de las profundidades

Tírate, no quiero pisar ese lodazal, tu ya eres sucio no te afecta en nada, dijo mi ama.




Boca abajo en el fango sus tacones puntiagudos enterraron todo mi cuerpo, su ligera complexión no evito mi hundimiento. Ella llego al otro extremo sin percatarse de mi desaparición, pensó que había corrido de regreso; confundió nuestras pisadas con las mías. Me sumergí lentamente, sin poder respirar, no necesitaba abrir los ojos sabia que seria mi fin. Me sentía dentro de un pastel horrendo, la caída paro pero no por completo, me deslizaba esta vez. No se como pude respirar y abrir los ojos. Una silla gigantesca fue mi prisión..Arriba, abajo, derecha, izquierda era lodo con diminutos orificios de luz. Era imposible moverme, estaba pegado a ella con una fuerza sobrenatural, al mover un solo dedo por ejemplo el meñique, experimentaba un dolor tremendo; como si todos mis ligamentos, carne, músculo se desprendieran. Mi carne tenía un color raro, yo no coloque los brazos a los extremos, ni me sujete a esos dibujos extraños de leones y dragones ¿seria de un extraño rey la silla donde estoy aplastado e inmovilizado? Tenia que desprenderme sin importar el sufrimiento. Despegue la derecha primero, si lo hacia muy rápido el tormento seria menos. Los sonidos no existen donde estoy, fue silencioso el desprendimiento de toda mi carne de un brazo, era sorprendente ver mi hueso blanco moviéndose, lo agitaba y la flaqueza espantaba… Velozmente el otro brazo se despide de su delgada compañera. Tenía un torso gigantesco y unos hilitos a los costados. Me erguí por completo, deje toda mi carne, esa antigua vestimenta de esclavo. Nado como pez en el agua, con solo huesos soy más rápido y decido adonde ir, ya nada me empuja hacia abajo. No se ve fin pero si se pueden identificar los cimientos del castillo donde una vez fui sirviente. La tierra es transparente. Mi ex ama regresó montada en caballo acompañada del joven príncipe. Sin el tejido muscular, órganos, ligamentos y demás cosa rosa que dizque hacia funcionar mi cuerpo soy mas fuerte, soy el alma, el espíritu, ya nada contiene la esencia: soy la esencia misma. Provoque un accidente al príncipe donde se volcaba en su caballo y el trasero del animal aplastaba su cabeza como sandia lanzada del balcón del castillo. Como bolita de la suerte vi su cráneo bajar a mis dominios, llego a mis manos. Que expresión tan hermosa puso mi ex ama al levantar al caballo, ¡a nalgadazos!, y ver decapitado a su amado. Sus sueños cayeron por sus lágrimas. El llanto la poseyó.

Sostengo el cráneo del joven es igual a mí no se que le veía. Más esclavos querrán estar conmigo pero no los dejaré. El chef, un gordo francés, fue a mi búsqueda, cavo con su pala que apenas pudo cargar; nada más poso su barriga en el hoyo, donde vi una pequeña espada de luz, y aproveché la oportunidad para arrancarle el corazón. Toda la comunidad temía a los bosques, al fango y a cualquier charco. Los más ricos creen que el mármol los protege, pobres ilusos.

Me desplace hacia el castillo del rey a visitar a la joven princesa. Era famosa por su amor a la naturaleza, sus hermosos jardines, cuidados con tanta dedicación. Tienen un árbol milenario, sus raíces brillan de forma extraña y como que me electrocutan al tocarlas. La jovencita con el cabello más largo y rubio que se haya visto se encontraba sembrando una nueva planta que le trajeron de la india. ¿La mataría al primer resplandor que atravesara la tierra? Ella cavaba cuidadosamente con su mini pala, cuando por fin hizo un hoyito, mi mano adelgazo de forma sorprendente, ella se espantó al ver crecer en su jardín un brazo desmenuzado. No pudo correr, la atrape de una de sus zapatillas y me impulse muy fuerte para abajo. Su vestido quedo teñido de un rojo bellísimo hubiera muerto desangrada de no ser que su hermano la ayudara. Su pequeña pierna se convirtió en un remo.
Según las malas lenguas su hermano es el mejor caballero y tiene un ojo que puede ver lo sobrenatural. El si le creyó sobre los huesos que salen de la tierra y prometió cazarme. Pobre tonto como es que me va atrapar si puedo recorrer todo el continente debajo de sus pies.

1 comentario:

Kutt Katrea, The Last Lord of Keith dijo...

[Nota Inicial: Este comentario es idéntico al posteado en la segunda parte, plus, esta nota y un postdata al final.]
Señor, lo felicito. Es un cuento excelente. Si algun dia logro hacer de ello mi negocio, yo le hago el juego de video (RPG, por supuesto).

Ahora, siendo mas objetivo...
Quiza le haga falta un poco mas la ambientación dramática oscura, exhaltando con descripciones los terrenos oscuros y agusanado en que el protagonista ha de moverse, describir la forma en que tire de las extremidades y los cuerpos con fuerza, mientras las víctimas tratan de gritar; grito que es ahogado por la tierra que entra en sus bocas y bloquea sus gargantas asfixiandolos solo un momento antes de que sus extremidades cedan y se disloquen y la piel se desgarre separando por completo la grotesca y ensangrentada masa de hueso, músculo y carne.

Ok, creo que me "proyecte" con el comentario, pero es algo que ayudaría bastante a que el lector no solo sienta el pensamiento de su protagonista, sino que viva también cada momento de su venganza...

Saludos, y siga escribiendo, que el concepto/historia esta muy bueno.

PD. Yo tambien ya estoy ansioso de regresar a la escuela, a ver que neuvos retos me traen para mi mente enferma bwajaja.